56-75-2325177         
mac@macconsultores.cl         
Estado 213 oficina 304 – Curicó – Región del Maule – Chile
Estás en MAC Consultores
Tu estás aquí: Inicio / Temas de interés

Temas de Interés


Confiando en el Poder Ilimitado de los Jóvenes

Por Jaime Céspedes.

Curepto, mi pueblo, se cayó a pedazos tras el terremoto que afectó a Chile el 27 de febrero de 2010. Pronto comenzó su reconstrucción, uniéndonos cureptanos de afuera con otros que vivían allá para buscar formas de ayudar. Fue así como desde Santiago, junto con dos amigas, decidimos establecer una agrupación llamada Grupo de Amigos de Curepto por su Reconstrucción. El grupo se formó principalmente a partir de un grupo de amigos que habíamos vivido nuestra más feliz adolescencia en esa querida tierra, y que queríamos recompensar a ese pueblo que nos había hecho inmensamente felices.

En un primer momento tuvimos la idea de ayudar mediante la organización de bingos, principalmente al hogar de ancianos de la comunidad. Un día pensé, “¿por qué no ayudar a los jóvenes a desarrollar destrezas de liderazgo? ¿Cómo transmitirles todos los conocimientos que he adquirido en el transcurso de mi vida profesional y ponerlos a su disposición?” Toda esta inspiración me vino gracias a mi maestro Daisaku Ikeda, el presidente de la SGI:

“El gran escritor chino Lu Xun (1881-1936) dijo que debíamos ser el suelo en el cual pudieran florecer magníficamente los jóvenes cargados de potencial (...) Nuestros preciados jóvenes, emisarios del futuro, son mi vida. No hay nada que me produzca más alegría que verlos crecer y triunfar, cada uno a su propio modo (…)”

Mi idea era crear un curso que ayudara a los jóvenes a desarrollarse como adultos responsables, con fuertes cualidades de liderazgo y compromiso con la paz, la diversidad y el respeto a los demás; personas comprometidas con mejorar el mundo, empezando por su propio desarrollo personal; jóvenes que crearan valor en su comunidad local, que aportaran al país y fueran ciudadanos del mundo. Estos son los ideales remarcados constantemente por el presidente Ikeda.

Cuando con gran entusiasmo compartí mi idea con mis compañeras, éstas me respondieron que perdía el tiempo, pues los jóvenes de Curepto no serían receptivos ya que estaban más interesados en juergas. Yo me resistía a ese diagnóstico tan devastador. Desde mi práctica budista sé que todos tenemos el potencial de la budeidad, y sé que los jóvenes son las joyas a las que debemos apoyar para desarrollar nuestro futuro.

A pesar de las dudas, yo estaba determinado a comenzar con el curso. Pedí que buscaran a posibles interesados y salí de viaje a las 6 de la mañana desde Santiago para sentarme cuatro horas después en el restaurante donde debíamos reunirnos. Nadie apareció. Esto me dio la idea de ir a la radio del pueblo para invitar a los jóvenes a participar en el curso y volver el siguiente fin de semana. El siguiente sábado pudimos concretar 10 estudiantes. ¡Nuestro viaje comenzó!

Mi visión consistía en ofrecer un curso práctico. No queríamos un curso teórico sobre cómo liderar, sino que los jóvenes lideraran. Así el curso lo organizamos un sábado al mes, durante varias horas y a lo largo de 10 meses.

Fue increíble ver llegar a los jóvenes cada sábado, puntuales a las 9 de la mañana, listos para aprender. Recuerdo a una chica que viajaba 20 minutos desde su casa hasta llegar a una parada de autobús y después otros 20 minutos en el autobús hasta llegar a la clase. Recuerdo que una vez los estudiantes me dijeron: “Profe, usted viene desde Santiago y está siempre 15 minutos antes, ¿cómo no vamos a llegar nosotros a la hora?” Ahí me di cuenta de la influencia que tenemos los mayores sobre los jóvenes, y cómo podemos influir positivamente sobre ellos.

Durante el año hicimos varias actividades, incluso excursiones y conversaciones con ponentes invitados. También montamos en la Universidad de Concepción la exposición “Semillas de la Esperanza: pasos hacia el cambio, perspectivas de sostenibilidad” creada por la SGI y la Carta de la Tierra Internacional.

El segundo año (2012) tuvimos ya dos promociones, la de los estudiantes de primer año del sábado por la mañana y la de los estudiantes de segundo año del sábado por la tarde.

El tercer año (2013), decidimos que los jóvenes deberían mostrar frutos claros de su capacitación, y no sólo recibir cursos sino además llevar a cabo acciones concretas a favor de la comunidad. Fue así que organizamos las Plazas Ciudadanas Activas.

Realizando un enorme esfuerzo, los estudiantes organizaron un sábado una feria en la plaza de Curepto donde los mismos jóvenes, cada uno en su stand, ofrecían información sobre los aspectos prácticos de su trabajo o estudio. Estuvieron presentes representantes del sector forestal que distribuyeron esquejes de árboles nativos, artistas que realizaron un taller de arcilla, y titiriteros que representaron una obra con contenido ecológico para los más pequeños.

En 2014 desarrollamos una iniciativa basada en la idea de la responsabilidad ciudadana sostenible para mostrar cómo los ciudadanos comunes y corrientes se pueden organizar y ayudar a su comunidad. La iniciativa fue presentada en un evento sobre la gestión integrada del medioambiente, prevención de riesgos laborales y responsabilidad social en la Universidad de Concepción de Chile.

En 2015, cuando Chile fue nuevamente afectado por un gran aluvión en sus regiones del norte, miembros de la comunidad de Curepto nos llamaron para que nosotros recolectáramos la ayuda dado que en una tragedia anterior (el incendio de Valparaíso) el gobierno del pueblo todavía no había hecho llegar la ayuda a los necesitados. Su petición nos sorprendió, pero los jóvenes se pusieron inmediatamente a la altura de las circunstancias y empezaron a recolectar la ayuda. Dos mujeres jóvenes se desplazaron hasta la zona afectada a repartir lo recolectado. Una vez visto esto, nos dimos cuenta de que teníamos Grupo de Amigos de Curepto para rato, que todos los esfuerzos que habíamos hecho no habían sido en vano, y que no nos equivocábamos al alentar a un grupo de jóvenes. Como reitera el presidente Ikeda en sus escritos, “cuando los jóvenes encuentran su misión, su poder se torna ilimitado”.

En palabras de Nichiren, “si uno enciende un farol para dar luz a otra persona, también ilumina su propio camino”. Yo les debo a mis jóvenes todo este crecimiento que he experimentado, porque gracias a ellos he podido poner en práctica lo que he aprendido en el budismo. De una gran tragedia, nació una gran esperanza para el futuro.

Fuente:http://www.sgi.org/es/personas-y-perspectivas/confiando-en-el-poder-ilimitado-de-los-jovenes.html





  • 1
  • 2
  • 3
1 2 3

MAC Consultores Limitada © 2016 | Estado 213 oficina 304 – Curicó – Región del Maule – Chile | 56-75-2325177 – 56-75-2326238 | mac@macconsultores.cl
Desarrollo web: Servitec Soluciones.